Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Gran golpe de efecto en Moscú

Aunque sólo fuese un bolo más del verano, ganarle al Milan proporciona prestigio y alimenta la autoestima

RESULTADO ideal para acrecentar el prestigio, ese prestigio tan profusamente engrandecido de dos años a la presente. El triunfo sobre el Milan junto al Kremlin tiene una importancia grande por su resonancia en todo el mundo del fútbol. Por supuesto que no hay que obviar el carácter de bolo del partido y tampoco de lo pronto que llegó, pero la imagen de solidez y firmeza dada por el equipo de Manolo Jiménez contribuye a incrementar su crédito y a multiplicar las ilusiones con un equipo sensiblemente cambiado. Fue por un gol en propia meta, pero quién duda de que sin Abbiati pudo ser más elocuente el marcador.

Esta primera probeta desveló que el Sevilla está en el buen camino; vamos, que no ha abandonado la senda que tomó para repoblar de plata las vitrinas de Dato. Más enjuto, Palop se mostró como si estuviese a mitad de curso, rápido como nunca y solvente como siempre. El resto del sistema defensivo dio una muy buena impresión, aportando Navarro seguridad al flanco izquierdo, especie de talón de Aquiles desde el ocaso de David. Bien Romaric mientras tuvo ritmo y magnífico Maresca a la hora de manejar los entresijos del juego blanco. Y como el italiano vuelva a sentirse importante, el Sevilla se habrá encontrado con uno de los fichajes del verano.

Con un futbolista tan determinante como Kanoute en conserva, el Sevilla fue mejor que el Milan mientras tuvo intactas las energías y el ritmo. Noticia espléndida fue la implicación que mostró Luis Fabiano y como la entidad no se le discute, pues nuevamente entra en escena como candidato al Pichichi. Y como guinda, el tramo final con Capel, que desquició a la defensa italiana demostrando una vez más que hay pocos que tengan la capacidad que él tiene de cargar de amonestaciones a los rivales. Un ensayo que da prestigio y que aporta algo aún más interesante, la autoestima que se adquiere ganándole al Milan a la sombra del Kremlin, aunque fuese un bolo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios