Visto y Oído

Antonio Sempere

Guerra

NO hay tregua. Las cadenas generalistas andan a la greña. Jugando a contraprogramar para salirse con la suya. Y parece que arriesgan con lo más difícil. Porque lo cómodo sería apostar por lo seguro, ubicando los programas la noche en la que presumiblemente va a haber menos competencia. Para asegurar. Para ganar. Pero ya se ha visto por activa y por pasiva que eso no es posible. Porque el enemigo contraataca. Los martes son muy significativos de lo que puede ocurrir cualquier noche.

Primeramente se posicionó Telecinco, estrenando el familiar Levántate con Jesús Vázquez, que coincidió con el estreno en Antena 3 de la nueva temporada de En tierra hostil. Pese a la buena aceptación de la entrega dedicada a Corea del Norte, la cadena de Atresmedia contraatacó el excelente resultado del concurso de madres e hijos cantores con el desembarco de una de sus mejores bazas de la temporada, la serie Bajo sospecha, de la que desde que se preestrenó en el Festival de Vitoria habíamos escuchado los mejores comentarios.

Lejos de rehuir del fragor de la batalla, TVE pone toda su carne en el asador con el lanzamiento de El ministerio del tiempo, su joya de la corona, también en la noche del martes. La nueva creación de Javier Olivares, se tendrá que medir con la ficción de Bambú. Por lo que vamos a estar cualquier cosa menos aburridos. Los programadores de La 1 les guía tienen puesta mucha fe en el arrastre de espectadores que los partidos de la Champions les pueden proporcionar. Pero no hay que confiarse. Que el zapping es muy traicionero, y bien que esperan las cadenas de la competencia el final del partido para ofrecer sus propuestas. La rentabilidad comercial, obliga. O el simple prestigio, como TVE.

Lo dicho. Que no nos vamos a aburrir.Y habrá más cambios en el parrilleo de las próximas semanas. Eso nadie lo duda.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios