Desde que en la Expo se hiciera habitual eso de guardar colas para visitar los pabellones, nos las encontramos en cualquier lugar de la ciudad. Por un lado, alegra ver a tantos turistas esperando para entrar en el Alcázar y, por otro, es triste tenerlos a pleno sol durante tanto tiempo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios