Opinión

Nacho Rodríguez / Ex Jugador De La Selección Española

Hambre y defensa

La selección española sufrió su primera derrota en los Juegos Olímpicos frente a una motivada selección de Estados Unidos. Fue un partido donde los americanos, de la misma manera que hicieron frente a Grecia, quisieron demostrar que su gran objetivo es recuperar el prestigio perdido en las últimas citas internacionales. No se conforman con ganar todos los encuentros, sino que su meta es conseguir resultados abultados. Son los máximos favoritos para el oro y, lo que es más importante, lo demuestran cada día. Su juego, dentro de lo que es el concepto de baloncesto NBA, con continuos 1X1, está siendo mucho más europeo. Una filosofía de equipo y, sobre todo, una defensa muy agresiva que es la que marca diferencias. Las rotaciones de jugadores de banquillo (Paul, Wiliams y, sobre todo, Wade) logran mantener y en algunos casos aumentar la intensidad, lo que facilita sostener un ritmo altísimo de juego durante muchos minutos.

España lo intentó pero se encontró con unos americanos que si hasta entonces eran el peor equipo en porcentaje de tres puntos en este partido estuvieron cerca del 50% con muchos tiros realizados. De esta manera es francamente difícil hacer frente a un combinado estadounidense que siguen asombrando con su juego de contraataque facilitado por los numerosos robos de balón. Los 2x1 que recibía Pau en el poste bajo sorprendieron al ataque español que no consiguió encontrar situaciones cómodas de tiro. Felipe Reyes fue el jugador español más destacado con su lucha continua a pesar de la aparente inferioridad física del jugador del Real Madrid. La zona 2-3 planteada por Aíto García Reneses tampoco fue en esta ocasión la solución y es que se nota que los americanos han trabajado mucho cómo atacarla. Unas veces Lebron James y otras Carmelo Anthony se colocaban en el poste alto (punto débil de esta defensa) para empezar a crear desde esta posición, bien penetrando o bien tirando como en el caso del alero de los Denver Nuggets.

No es ni mucho menos una tragedia perder contra EEUU. El objetivo de pasar entre los dos primeros del grupo está conseguido y ahora tocar pensar en el cruce de cuartos, casi con toda seguridad Croacia, que es el que da el pase para las medallas. El próximo partido contra Angola debe servir para preparar dicho choque y, sobre todo, para recuperar sensaciones de algunos jugadores que serán básicos en partidos tan determinantes.

En el resto de la jornada destacar las sorprendentes eliminaciones de Rusia y Alemania. Los rusos, actuales campeones europeos, no han logrado encontrar su línea de juego. Vivieron en demasía del dúo formado por Holden y Kirilenko. Los alemanes fueron derrotados por China, que demuestra que no es casualidad la prórroga forzada en el partido que les enfrentó a nuestra selección. Yao Ming está marcando diferencias y en el próximo partido lucharán contra Grecia por ser terceros de grupo.

En otro choque destacado de la jornada Lituania dio buena cuenta de Croacia, que aguantó en el marcador hasta el último cuarto. En ese momento apareció el ala-pívot de los Nuggets Linas Kleiza que, con cuatro triples consecutivos, sentenció un partido que les mantiene invictos.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios