En una de las dos torres que flanquean la fachada de la iglesia de San Ildefonso, de origen visigodo y posteriormente mozárabe, y en lo más alto de la misma, justo debajo de la veleta, ha brotado una higuera que está tan viva que sólo le falta dar higos.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios