PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Hipotecas y subvenciones

EL parón en la venta de viviendas obnubila a quienes creían que todo el monte era orégano de su beneficio. Gaesco, patronal sevillana de constructores y promotores, propone que los gobiernos subvencionen las hipotecas de los ciudadanos para estimular que compren pisos, sin bajar el precio de éstos. Sopa y teta a la vez para aliviar su falta de liquidez. Hipotecar las subvenciones de políticas sociales se le llamará a esta propuesta. ¿Acaso el liberalismo sólo vale como patrón de medida y pensamiento único cuando se gana dinero con facilidad?

El Estado ha de reactivar la economía y evitar un desplome del empleo en la construcción. Pero son los agentes del mercado inmobiliario los que están obligados, aplicándose el capitalismo y no el intervencionismo estatal, a cambiar diametralmente de estrategia para que repunten las transacciones. Gaesco estima que en la provincia de Sevilla hay más de 100.000 viviendas sin vender, sumando las nuevas y las de segunda mano. Lo tienen fácil para hallar compradores: rebajas, muchas rebajas. Que les desinflen el precio siquiera la mitad de lo subido en exceso durante los últimos 10 años. Que compitan entre sí con continuas y sucesivas ofertas a la baja como hacen las compañías aéreas, los hipermercados o las superficies de textil y moda. Que sean realmente un mercado en beneficio de los consumidores y no un oligopolio, aun a costa de quitarles de la cabeza la quimera de que se van a hacer ricos comprando mediante hipotecas. La anormalidad fue convertida en norma y en costumbre. Pero ya no hay bolsillos que sostengan el tinglado.

Antes que las hipotecas para mantener unos precios irreales que no se corresponden con los salarios ni con las rentas familiares, un Gobierno tiene mil y una materias subvencionables. Sobre todo Educación, Sanidad y Justicia. Pero no pisos en Los Bermejales a 300.000 euros, en Sevilla Este a 350.000, en Santa María de Ordás a 200.000 y en el Tardón a 225.000 euros.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios