editorial

Hora del consenso educativo

EL Gobierno adelantó ayer las líneas maestras de la reforma educativa que el presidente Rajoy se comprometió a realizar en esta legislatura en su discurso de investidura. La propuesta, presentada por el ministro de Educación, José Ignacio Wert, señala que al Gobierno le corresponde el establecimiento de las competencias mínimas que deben adquirir los alumnos, los criterios de su evaluación y las proporciones curriculares señaladas como legislación básica, que se aumenta en un 10% hasta dejarla en un 65% en las comunidades con lengua cooficial y en el 75% para el resto. La reforma atribuye a las comunidades la capacidad de establecer las directrices pedagógicas, la organización de la gestión educativa y la porción de contenidos no atribuida al Estado. Por su parte, los centros decidirán fundamentalmente el método de enseñanza y concretarán los contenidos. Una de las principales novedades del proyecto de ley en el que trabaja el Gobierno es el de introducir nuevos métodos de evaluación, que se concretan en una serie de reválidas que el alumno deberá ir superando en cada cambio de ciclo de su proceso formativo, un aspecto que consideramos positivo para mejorar valores como el esfuerzo. Reforzar las materias instrumentales -lengua, matemáticas, ciencias e idiomas- es otro de los propósitos que busca la nueva legislación. El Ejecutivo cree necesaria esta reforma para atajar las cifras de fracaso y abandono escolar, superiores a la media de la Unión Europea y que ahora impiden alcanzar los objetivos mínimos educativos a una cuarta parte del alumnado. Estos datos obligan sin duda a que se tomen medidas para revertir los valores que sitúan a los estudiantes españoles, y en particular andaluces, a la cola de los resultados de informes como el PISA. Pero lo fundamental, ante la octava reforma de la democracia, es acabar con los constantes bandazos en el sistema provocados por la alternancia de partidos en el poder. Es necesaria una reforma consensuada que dé estabilidad y seguridad para lograr mayor éxito en uno de los pilares del desarrollo de cualquier sociedad: la educación.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios