BREIKIN NIUS

Ignacio Gago /

Idus de marzo

TIENE toda la mala pinta de que Telecinco desbancará a TVE1 en el liderazgo de audiencia de marzo tras seis meses consecutivos de victorias de la pública. A día de hoy la privada saca un punto de distancia en cuota de pantalla, lo que es un colchón en teoría suficiente a menos que vengan los partidos de Champions al rescate de La 1 de aquí a final de mes. Y eso a pesar de que a Telecinco le andan fallando dos de sus apuestas estelares, como son Ana Rosa Quintana y Jorge Javier Vázquez. La reina de las mañana pierde espectadores en beneficio de Susana Griso en Antena 3, nada grave de momento pero sí preocupante. Luz roja para Sálvame y Sálvame de luxe. Desde que arrancó la temporada en septiembre el primero se ha dejado por el camino 1,5 puntos de share mientras que De Luxe se desfonda y cae hasta 4,5 puntos, lo que en términos de audiencia supone todo un hachazo.

Mejor le van las cosas a las privadas en lo económico. Pese al descalabro publicitario y la crisis, Mediaset España -léase Telecinco y sucedáneos- ganó el año pasado 143 millones de euros y Antena 3 otros 93 kilos. Números para sacar pecho a pesar de que fueron peores que los del 2010. En RTVE adelantan superávit de 29 millones en el ejercicio de 2011 pero el dato hay que ponerlo en cuarentena porque hace doce meses avisaron de superávit y al final arrojaron un déficit de casi 50 millones. Las cuentas de la pública copian a su dirección interina y andan sin brújula ni norte. A la espera del mirlo blanco que presida la Corporación en Torrespaña y Prado del Rey sólo alumbran titulares negativos. Quizá tengan que clonar a las privadas de Uteca y las autonómicas de la Forta, que para autojustificarse encargan informes a consultoras de relumbrón como Deloitte y Accenture. Unos estudios en los que los jefes de estas empresas pagan un potosí para salir más altos, más guapos y más mejores.

Estos directivos de las cadenas de televisión y sus jefes de informativos, especialmente, tienen desde este fin de semana en la cartelera una película de casi obligada visión. Los idus de marzo, que así se llama el filme, trata sobre política y una campaña electoral, y pone el foco en el conflicto que surge cuando hay que optar entre la carrera profesional, la victoria y la verdad. En televisión, en tiempos de elecciones como en Andalucía o cuando se lucha además por el liderazgo en audiencia, no todo vale y es preferible apostar por la verdad. Incluso en los telediarios. Como en los casinos, en televisión la ética y la verdad -que no la banca- siempre ganan. Aunque el premio no se cobre al instante..

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios