editorial

Ikea, todavía a mitad de camino

LA multinacional sueca Ikea, que pretende construir un complejo comercial en los terrenos de San Nicolás Oeste, junto al aeropuerto de Sevilla, con la apertura de una segunda tienda propia como imán, ha vuelto a cuestionar, por segunda vez en apenas unos meses, los anuncios del equipo municipal de gobierno, que tras ocho meses de gestión no ha encontrado una solución técnica para que este proyecto se quede en Sevilla sin tener que alterar el marco urbanístico vigente. Lo trascendente no es que la empresa insista en sus planteamientos comerciales -promover una recalificación inmobiliaria de 149.000 metros cuadrados de edificabilidad-, sino que lo haga después de que el alcalde en persona diera por "desbloqueada" esta cuestión hace una semana tras la firma de un protocolo de intenciones que simplemente viene constatar lo obvio: los promotores deben atenerse a la legislación y el Consistorio pondrá todo su empeño en construir las infraestructuras viarias necesarias para dar servicio a estos suelos. Desde su acceso al poder, el equipo de gobierno del PP reitera que está negociando una fórmula para solventar esta cuestión pero, a la hora de la verdad, no termina de ponerla sobre la mesa. Así lo ha confirmado la propia multinacional, que insiste en que, a pesar de las buenas intenciones, su proyecto todavía tiene que superar importantes "hitos urbanísticos". Ikea es un proyecto importante para Sevilla y el Ayuntamiento debe trabajar para que llegue a ser una realidad. Pero resulta evidente que el anuncio del "desbloqueo" fue un fallido golpe de efecto, que no es precisamente lo que necesita la viabilidad del proyecto de Ikea. Es preciso ser mucho más eficaz y alumbrar pronto una solución que, con respeto a la legalidad vigente, permita que esta importante iniciativa empresarial salga adelante con las suficientes garantías. El campo de acción es eminentemente técnico. Aunque también político: antes de dar fechas y anunciar plazos que de un día para otro saltan por los aires, convendría cerrar un acuerdo razonable entre lo que establece el PGOU y desea Ikea.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios