La ventana

Luis Carlos Peris

Imágenes para reavivar una pesadilla olvidada

SONARON alarmantes todas las alarmas habidas y por haber, sobre todo en los adentros de los que vivimos aquella gran riada del 61. De nuevo el Tamarguillo, entonces chiquito pero matón, sacaba sus garras y a la ciudad le entraba una congoja olvidada. Por supuesto que las cosas no son como eran y que La Corza o Árbol Gordo no corrían el peligro de aquella malhadada tarde del último sábado de aquel noviembre del año 61. El Tamarguillo, siempre amenazante, le daba un golpe certero a la ciudad y, aun desviado y canalizado, ahora ha vuelto a mostrar su peor cara. Afortunadamente, el drama de entonces no puede repetirse y aquella imagen de los soldados apilando sacos terreros para tapar la brecha ya no tiene razón de ser, pero, joder, ve uno esas inundaciones por Valdezorras o Vistahermosa y te retrotraen por el túnel del tiempo a una Sevilla inundada y a merced de una Naturaleza que siempre pasa factura.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios