CARLOS MÁRMOL

Impaciencia

P USE el otro día Canal Sur. Sorprendente: una pieza electoral dedicada a justificar los propios errores en los informativos, pidiendo disculpas (es lo lógico) pero recordando las pifias de otras cadenas rivales. Llamativo: uno no debería tratar de justificar sus propios yerros mencionando los ajenos. No resulta elegante. Tua culpa, nueva figura retórica. Previamente se emitieron las crónicas (tasadas) de la campaña, empezando por el PSOE y siguiendo por el PP. De colofón, minoritarios. Todo muy medido (es un canal público) y con tanta vida como un adoquín, aunque a los compañeros no podemos pedirles milagros: cuentan lo que los partidos les dejan. Y ése justamente es el problema. No es interesante. Sólo es el rosario del mediodía de cada gabinete electoral. Hacer así periodismo es imposible. No es periodismo, es el parte de las dos treinta.

Griñán celebraba una suerte de acto electoral (los mítines pasaron a la historia) en Córdoba. Dijo: "La voluntad de los andaluces dice que el PSOE es el partido al que más quieren. Los andaluces confían en el PSOE y en sus dirigentes". Por si no había quedado claro, una voz en off reiteró: "El candidato confía en que los electores ya lo hayan entendido". Puede que no. Igual es algo pronto. O quizás es que no están precisamente por la labor de entenderlo. Quién sabe. Lo que es evidente es que el tono de la intervención del presidente (en funciones) daba por hecho lo que aún está abierto -la opinión de los votantes- y denotaba una extraña prisa. Para algunos una campaña electoral es, sobre todo, una molestia. No pasa a nada: nos ocurre a muchos. Mal necesario, en todo caso. Peor sería no decidir, aunque sea simplemente elegir quién pierde. Todo lo demás se nos hurta gracias a la formalidad de la democracia.

Arenas, que lleva año y medio largo marcando los tiempos al Gobierno andaluz -al parecer, en San Telmo había un Gobierno, pero se notaba poco-, también tiene prisa. Puede que por eso mire -de reojo, siempre de reojo- a la victoria que se le resiste. En Ronda el conservador (perdón, reformista) decía: "Veo el cambio cerca". Igual no lo está tanto. De nuevo las prisas. El bloque electoral de Canal Sur lo cerró Valderas (IU): "El primer día de la huelga general es el 25-M". La convocatoria es posterior: un día antes de que -los que afortunadamente todavía pueden- cobren la nómina. En esto también hay prisa. Impaciencia, casi.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios