Editorial

Imprevisión en la Cabalgata

MUCHO hablar de la aplicación de la última tecnología GPS y un sinfín de reuniones del Centro de Coordinación Operativa (CECOP) del Ayuntamiento para que, al final, cientos de miles de sevillanos asistieran la tarde del pasado sábado al bochornoso espectáculo de ver cómo se paraba la Cabalgata de los Reyes Magos porque a alguien se le había olvidado, o no lo había hecho bien, medir la altura de las bandas de bombillas que decoran las calles comerciales por Navidad. Lo que se dice una chapuza en estado puro. Una irresponsabilidad en busca de alguien que se responsabilice de ella. En esta ocasión no fue el pinchazo de la rueda de un tractor o que alguna carroza desfilara a medio hacer. El retraso que tanto indignó a los que acudieron fue fruto de que alguien no cumplió con su deber, seguramente en el servicio de Alumbrado Público de la ciudad, responsabilidad de esa nueva concejalía con nombre tan pomposo como es el de Infraestructuras para la Sostenibilidad que dirige Antonio Rodrigo Torrijos. El resultado es ya conocido por todos: los que acudieron a ver la cabalgata por Felipe II se encontraron con que el espectáculo no lo ponía el cortejo real, sino los bomberos que empleaban su imaginación en idear algún método que permitiera el paso de las carrozas por debajo del alumbrado. El retraso acumulado llegó hasta la hora y media sobre el horario previsto y obligó a acelerar la marcha de la comitiva, que pasó como una exhalación por Triana y el Centro y terminó por deslavazarse y partirse en dos mitades, como pueden atestiguar quienes vieron el desfile por Méndez Núñez y la Plaza Nueva. Ahora, el Ayuntamiento anuncia la apertura de un expediente informativo para aclarar qué es lo que ocurrió y de quién es la responsabilidad, pero ya es tarde. Sevilla es una ciudad que se precia de saber manejar las grandes representaciones festivas en la calle. Y así lo demuestra, salvo excepciones como la Madrugada de 2000, en concentraciones como las que se viven en Semana Santa o en Feria. ¿Por qué entonces siempre pasa algo que desluce la Cabalgata?

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios