Editorial

Inaceptable bloqueo de la ronda SE-40

LA espiral de recorte del gasto público en la que ha entrado el Gobierno central, resultado del elevado déficit de las cuentas estatales y del descenso de ingresos producido tanto por la crisis como por el incremento del desempleo, empieza cobrarse sus primeras víctimas: los proyectos de inversión en grandes infraestructuras. Aunque Fomento prometió salvar parcialmente tal circunstancia mediante la incentivación de fórmulas de concertación entre el capital público y el privado, lo cierto es que el sustancial recorte presupuestario al que se ha visto obligado el departamento que dirige el socialista José Blanco (50%) dejará en la estacada un buen puñado de proyectos. En Sevilla, en concreto, las restricciones han empezado a notarse ya en la construcción de la segunda ronda de circunvalación, la SE-40, cuya ejecución lleva lustros de dilación. Según ha podido confirmar este diario, los escasos tramos que ahora se encuentran en obras sufren un retraso de casi medio año debido a la falta de personal y maquinaria. Otras zonas de la circunvalación sencillamente ni se han iniciado aún pese a contar con los correspondientes proyectos técnicos. La única gran infraestructura que iba a construirse en Sevilla desde 1992 está al día de hoy bloqueada, circunstancia que el Gobierno central trata de ocultar por el absurdo procedimiento de no suministrar información sobre el curso de las obras. Sevilla no recibe ninguna inversión de envergadura en su red viaria, saturada por el crecimiento metropolitano, desde hace 18 años, cuando con motivo de la Muestra Universal se ejecutó parcialmente (salvo su tramo Norte) la SE-30. Si en circunstancias normales esta situación es poco razonable, en los actuales momentos de recesión (cuando es más necesario que nunca que la inversión en infraestructuras ayude a dinamizar la maltrecha economía) se hace todavía más inaceptable. Los informes técnicos resaltan además que el gran problema de circulación de la capital de Andalucía es que todos los tráficos (interurbano, metropolitano y urbano) circulan por la única circunvalación existente. Ni desde el punto de vista de la movilidad ni desde la óptica territorial y económica, Sevilla puede permitirse que la SE-40 continúe siendo una obra sin culminar.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios