La ciudad y los días

Carlos Colón

Indecencias

PODRÁ usted votar al PSOE, al PP, a IU, a UPyD o algún partido minoritario y extravagante; como podrá votar en blanco o abstenerse de hacerlo. Pero, vote usted lo que vote, y vote o no lo haga, lo que el sentido común le dice, si no está viciado por el partidismo o dañado por la estupidez, es que Juan Ignacio Zoido no es un representante de la extrema derecha, sino el candidato a alcalde en las pasadas elecciones municipales, y actual líder de la oposición, de un partido liberal, conservador o de derechas, como se prefiera; pero desde luego no de extrema derecha. La extrema derecha, al igual que la extrema izquierda, juega a la democracia sin creer en ella, forzada por las circunstancias, agazapada a la espera de la oportunidad que le puedan ofrecer los conflictos sociales para explotar la desesperación o el miedo, lobo totalitario bajo una piel de cordero democrático que le queda pequeña y deja ver los colmillos y las garras. ¿Alguien en su sano juicio puede sostener que el PSOE o el PP representan esa izquierda o esa derecha extremas y radicales? En cuanto a lo más importante, la persona, quien conozca a Zoido siquiera superficialmente sabe que, además de un demócrata sin mancha totalitaria, si algún rasgo define su carácter es la moderación y no el extremismo.

Por ello que para defenderse de los envites del PP, que les ha costado la dimisión de Lolo Silva, su sucesor José Manuel García justifique los insultos proferidos contra Zoido desde la caseta del PCA en la velá del Cerro ("Zoido al paredón", según algunos; "Zoido cabrón", según el propio PCA), afirmando que el político popular fue allí "a provocar a los vecinos e insultar, hasta que la gente se indignó", es una indecencia. Que por la misma razón el señor Torrijos se permita decir que "lo único que falta es que nos saquen a las seis de la mañana y nos pongan contra una pared", es una indecencia. Que el señor Rodríguez Gómez de Celis -que cada vez recuerda más al suavón reverendo Runt, el capellán de Marisa Berenson en Barry Lyndon- diga que "respeta" las palabras de su socio de gobierno y eche leña al fuego añadiendo que el Grupo Popular "está extremando su posición ideológica muchísimo", es una indecencia.

Todo agravado porque esto se produzca tras la aparición de la pintada "Zoido al paredón" y el dibujo de una diana con las siglas del PP en su centro, manifestación de arte rupestre propia del País Vasco pero afortunadamente rara entre nosotros. Parece claro desde dónde se insulta, se descalifica mintiendo y se amenaza con paredones. Tan claro como quienes sufren dimisiones forzadas por escándalos.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios