Visto y oído

Antonio / Sempere

Informe del año

EL 17 de diciembre se emitió el 'Informe de un año' dentro de 'Informe semanal'. Evidentemente que el pescado informativo del año no estaba vendido, que quedaba mucha tela que cortar, y la actualidad no va a decaer hasta la última hora del día de San Silvestre, pero los caprichos del calendario aconsejaron este adelanto.

Lo que pudimos ver en este informe anual fue apabullante. Lo sabíamos. Lo conocíamos bien, puesto que lo hemos vivido, titular a titular, a lo largo del año, cada día, en cada portada del periódico, en cada Telediario y en cada uno de los doscientos reportajes emitidos por este programa. Y sin embargo, vuelto a ver, de corrido, de un tirón, agrupado en cuatro bloques, internacional, nacional, catástrofes y cultura, inquieta. Que no vivimos en el mejor de los mundos posibles es una obviedad que no merece mayor comentario. Pero es que, además, viendo de forma panorámica cómo dejamos 2010 y cómo nos encontramos a las puertas de 2012, la velocidad de los acontecimientos produce vértigo.

Ángela Rodicio, la encargada del bloque internacional, tuvo el detalle de consultar a compañeros expertos para que aventurasen hacia dónde caminamos. Enric González, corresponsal en Egipto, fue muy claro. La situación es imprevisible. La próxima generación, la que viva de aquí a veinte años, se encontrará un panorama mejor. Pero a corto plazo, el año entrante, dentro del mapa de las revoluciones, puede pasar cualquier cosa.

En mi humilde opinión, el 'Informe del año' debería de ser visionado obligatorio en todas las aulas de alumnos mayores de catorce años. Visionado con su correspondiente apoyo. Con documentación y con debate. En medio de la vorágine, convendría pararse un momento a hacer balance. A interpretar los hechos.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios