Editorial

Inundaciones demasiado frecuentes

UN año más la localidad sevillana de Écija vuelve a ser noticia, muy a su pesar, por el devastador efecto de las inundaciones. Las intensas lluvias que desde hace días caen sobre el sur de España han causado el desbordamiento de numerosos arroyos y cauces fluviales y el incremento exponencial del caudal de ríos como el Genil o el Guadalquivir, que en esta ocasión han sumergido bajo las aguas -hasta una cota de 7,5 metros que poco a poco va descendiendo- a un 30% del casco urbano de este municipio. La gravedad de la situación la reflejan los datos oficiales: más de 3.000 personas afectadas, 800 viviendas anegadas y el cierre preventivo de carreteras y vías férreas. Hasta el Hospital de Alta Resolución ha tenido que ser evacuado. La historia se repite en otras localidades sevillanas -casi siempre las mismas- como Lora del Río, Constantina o Castilblanco de los Arroyos, aunque con daños de intensidad dispar. El trabajo de los servicios de emergencia está siendo excelente, aunque este factor no debería ocultar el fondo del problema. Cabría pensar que, dada la frecuencia con la que estas localidades, especialmente Écija, sufren estas calamidades, sería necesario abordar con urgencia las inversiones necesarias para atenuar el impacto de las inundaciones. Mucho más en el caso de un núcleo urbano tan importante como el astigitano. La Junta contrató hace meses la reforma del arroyo Argamasilla, causante de parte del problema. La obra, financiada con fondos europeos, tiene un presupuesto de 36 millones de euros. El problema es que, dado que nos encontramos en un ciclo meteorológico lluvioso, hubiera sido deseable que se hubiera abordado antes. En cualquier caso, es una medida de urgencia, porque no estará terminada hasta 2012 y, sobre todo, no protegerá -al contrario de lo que sostiene la Junta- a Écija de inundaciones como las que ahora anegan un tercio de su término. La remodelación del Argamasilla sólo garantiza protección frente a avenidas de 272,85 metros cúbicos por segundo. La de ayer alcanzó los 820 metros cúbicos. Decir que esta obra arreglará todo el problema es incierto. Más inteligente sería reconocer la situación y ponerle solución.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios