PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Itinerario de la factura pagada

CORTEN el tráfico y avisen a la Policía Local para que abra paso a cada factura por obras y servicios que vaya a ser pagada después de años de espera y desasosiego. La Factura adquiere rango de mayúscula. De Estrella de la Ilusión. Es el mejor presente posible en muchos hogares. Cada factura pagada es una cadena de prosperidad. Una sola cuantía abonada produce en serie eslabones por los que circula el pago y el cobro. Es la cabalgata del bienestar social. Muchas personas, sin saberlo, comparten el mismo dinero circulante. Todos creen ser el dueño de esos euros. Con la factura que paga un prójimo a otro, se tapan varios agujeros de una tacada si su importe tiene la fortuna de ir impregnando las cuentas corrientes, las billeteras y las cajas registradoras.

En la tesitura actual, el pago de las deudas adquiere vitola de política social de primer orden. Llámenle dependencia. O supervivencia. Es la mejor inversión que puede hacer cualquier institución pública. La factura que percibe, por ejemplo, un padre de familia con estatus de autónomo o de pequeña empresa puede revertir en una zapatería, en una tienda de ordenadores, en una academia de idiomas, en un multicines. En cada uno de esos ámbitos da un aporte al propietario y a los empleados, que a su vez le pasan el testigo a otros cuando ellos se convierten en inversores o consumidores. Y así todos contribuyen al sostenimiento de los servicios generales gracias a ese imprevisible itinerario que multiplica el mismo dinero y faculta el pago de tasas e impuestos.

Muchas personas que saldrán hoy a las calles para la algarabía de las cabalgatas no quieren recoger caramelos. Lo que desean es despertarse una mañana y descubrir en el banco que les han ingresado un dinero tantas veces ansiado y reclamado. Que no llega llovido del cielo, es un acto de justicia por haber dedicado tiempo, esfuerzo y material a realizar un trabajo. Pero se está poniendo tan difícil cobrarle a los morosos que parece cosa de Reyes Magos consumar esa ilusión para no perder la empresa, el trabajo o la casa.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios