la ciudad y los días

Carlos Colón

Izquierda e impunidad

LAS cuestiones son las siguientes: ¿Si se tiene pedigrí progresista se puede vulnerar la ley? ¿El fin justifica los medios? ¿Hay jueces comunes sometidos a la ley y superjueces que pueden ignorarla? A las tres cuestiones la izquierda española ha respondido que sí, vistas las reacciones suscitadas por el veredicto de culpabilidad dictado contra Garzón por prevaricación y la condena a once años de inhabilitación en el ejercicio de su cargo que le ha sido impuesta.

Desde el PSOE se considera que "la Justicia está herida de muerte en nuestro país" (Luis Tudanca) porque esta sentencia es "un fallo desproporcionado que conmocionará a la ciudadanía" (Antonio Hernando) y provocará "extrañeza y preocupación" porque "no es la sentencia que nos hubiera gustado" (portavoz de Justicia del PSOE en el Congreso).

Desde IU se considera que el de la condena de Garzón fue "un día triste para la justicia española y para los demócratas" (Cayo Lara) y que se trata de "una injusticia monstruosa, un linchamiento y un escándalo que ni respeto ni acato" (Gaspar Llamazares). Por su parte, el presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, Emilio Silva, ha calificado la sentencia como una "nueva victoria del Estado de desecho".

De lo que se deduce, generalizando: A) Que la izquierda española justifica que se intervengan arbitrariamente las conversaciones entre el imputado y su defensor aunque no se trate de un caso de terrorismo, único supuesto que lo permite. B) Que la izquierda española cree que el fin justifica los medios y que el pedigrí progresista exige un trato diferenciado frente a la ley. C) Que la izquierda española entiende que castigar la probada prevaricación de un juez es una vergüenza que conmociona a la ciudadanía y provoca tristeza a los demócratas, aunque se trate de un juicio con todas las garantías exigibles a un Estado democrático. D) Que la izquierda española estima que el Tribunal Supremo -nuestro más alto tribunal- comete injusticias monstruosas, lincha y escandaliza. E) Que por ello vivimos en Estado de desecho en vez de en uno de derecho. F) Que por todo lo anterior es lícito no acatar las sentencias del Supremo.

De ello, a su vez, se deduce que la izquierda le está poniendo las cosas difíciles a sus militantes, afines o simpatizantes que no quieran renunciar a la racionalidad democrática, la normalidad constitucional, la independencia crítica y una percepción de la realidad no intoxicada por consignas y prejuicios. Chicas son las ruedas de molino, comparadas con el tamaño de las mentiras y manipulaciones con las que a estos señores se les hace comulgar.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios