Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Jiménez abre un debate gratuito

El críptico mensaje lanzado por el técnico sevillista está dando pie a un aluvión de conclusiones infundadas

JIMÉNEZ ha tirado la piedra, ha escondido la mano y, por ende, ha sembrado la inquietud. La inquietud que es hija de la incertidumbre para darle pábulo a todo tipo de masturbación mental. Dijo tras el empate en Pamplona que el Sevilla saldrá adelante como lo que es, un grande, a pesar de las cosas que han ocurrido dentro y... que nunca saldrán de su boca. Pues hijo, si no estás dispuesto a aclarar las cosas, ¿a qué viene sembrar la inquietud cuando lo que más conviene es la tranquilidad? Ahora dará pie a que cada cual agarre el rábano por donde le plazca y que las conclusiones aparezcan a manojos y con más o menos fundamento.

Bueno, fundamento o lo que sea, pues ya han ido surgiendo las primeras lecturas. Una de ellas es que el antecesor faltó a los más elementales códigos de profesionalidad al marginar a los recién llegados. Es una lectura que no tiene por qué ser descabellada si no fuese porque resulta impensable que un equipo que arranca la temporada ganándole al Madrid en dos actos y tras sendos recitales que dieron con el rival en la lona de la forma más humillante viviese en un vestuario con futbolistas arrumbados por el entrenador. No resulta muy fiable tal deducción de las palabras crípticas de Jiménez, pues raro es el equipo que arrasa teniendo problemas de ese tenor.

No sé cómo va a salirle a Manolo la jugada, si la especie que lanzó fue porque pensó lo que dijo o porque dijo lo que en ese momento pensaba, pero lo cierto es que se abre un debate que no parece positivo para el Sevilla. Los debates han de ser los precisos, los que no haya más remedio que afrontar. Los gratuitos, como parece que ha sido el desempolvado por el entrenador del Sevilla, siembran la inquietud y la zozobra, que son cuestiones nocivas para el día a día de un vestuario. El Sevilla, que no se olvide que lleva un rumbo glorioso en Champions, no puede entorpecer el rumbo dubitativo de la Liga con unas chinitas que ni estaban ni se las esperaba en el camino.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios