La ciudad y los días

carlos / colón

José Luis Tasset (I)

AYER falleció José Luis Tasset Méndez, número dos de la Asociación de la Prensa, sólo superado en veteranía por Manuel Olmedo. A la mayor parte de ustedes este nombre no les sonará. Y sin embargo firmó durante muchos años informaciones, entrevistas, reportajes y artículos en el Abc. Es el destino del periodista. Lo sé porque mi padre, compañero de José Luis desde 1963 hasta su jubilación y vecino suyo desde 1966 hasta ayer, lo es. Y siempre le oí decir tres cosas sobre la profesión: el peor error que puede cometer un periodista es creer que su firma vale más que la cabecera de su periódico; la página publicada hoy sirve para envolver tripas de pescado mañana; y un periodista es olvidado al día siguiente de dejar de publicar. ¿Quién se acuerda de los nombres de aquellas redacciones sevillanas de los años 50 y 60?

Los militares dedican monumentos a los soldados desconocidos que dieron su vida por la patria sin que sus nombres figuren siquiera sobre la cruz de una tumba. Los monumentos a los periodistas conocidos en su día y desconocidos hoy, que son los que verdaderamente hacen los periódicos, son las hemerotecas. En esta dura e ingrata profesión más madrastra que madre, sólo comprensible por la vocación, nunca son recordados los nombres de la infantería periodística que escribe teclazo a teclazo cada página de cada periódico de cada día del año. Ni tan siquiera se recuerda los nombres de los sargentos, capitanes o coroneles que los mandaron y los de los generales que los dirigieron. Sólo unas pocas firmas son recordadas, a condición de que la Literatura las suba a su pedestal en forma de libros. Los periódicos son flores de papel de un día.

Aunque tal vez exista una justicia final llamada Hemeroteca, ahora hecha más asequible por las ediciones digitales. Una justicia que mantenga más vivas las efímeras páginas de los periódicos en las hemerotecas que las de muchos libros que se vuelven rancios con la misma rapidez que los canapés de su presentación y al poco son inencontrables. Espero esta justicia para muchos buenos artículos y reportajes de José Luis Tasset en los que quedaron atrapados para siempre fragmentos de la vida de Sevilla y destellos de una fina sensibilidad que no era fácil adivinar tras su reserva.

Mañana les cuento quién era este periodista llamado José Luis Tasset. No sólo por el mucho cariño que le tengo a los suyos, sino porque lo merece.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios