Visto y oído

Antonio / Sempere

Juegos en HD

ME escribe Paloma del Río, jefa de Deportes de TVE, ilusionada con la preparación de los Juegos Olímpicos, a los que sin prisa pero sin pausa nos va acercando el calendario. Esta vez los vamos a ver en HD y "va a ser una pasada", me cuenta. La alta definición es una virguería, una filigrana tecnológica que nos permite disfrutar de los acontecimientos como nunca lo habíamos hecho, y no es tópico.

Pero al calor de las palabras entusiastas de Paloma me planteo cuántos de los potenciales espectadores van a disfrutar realmente de la señal en HD, y cuántos la seguirán del modo convencional, con la consabida diferencia. Empezando por el condicionante de las fechas. Del 27 de julio al 8 de agosto, por mucha crisis que azote el horizonte, son muchísimos los españolitos que cambian de residencia, y con ella, el mando a distancia que entienden y controlan, abandonándose a su suerte.

¿Qué tipo de televisión encontrarán en su segunda residencia? ¿Cómo estará sintonizado su aparato en el apartamento, en el hotel, en el colectivo donde se alojen durante esas semanas? La alta definición es una filigrana, sí, y existe una clarísima diferencia entre percibir una señal convencional y hacerlo por medio del HD. Sin embargo, paseando por determinados hoteles (no importa cuántas estrellas tengan), por los halls de innumerables edificios, por las televisiones de las cafeterías, por las casas de numerosos usuarios, parece como si estos matices careciesen de importancia. Los Juegos Olímpicos de Londres van a poder ser vistos a través de la alta definición. Es una posibilidad. Pero en la práctica, mucho nos tememos, una mayoría los seguirán por los canales convencionales, La 1, La 2 y TDP. Para disgusto de mi entusiasmada Paloma.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios