Visto y oído

Francisco / Andrés / Gallardo

Juguetes

LOS contenidos de Canal Sur costarán para el año que viene unos 151 millones de euros, incluidos los gastos del personal, por lo que si mal dividimos la cosa nos sale unos 412.000 euros al día, y para tenerlo más claro, unos 68,5 millones de pesetas. ¿Qué haría usted con 68,5 millones de pesetas si se los pusieran ahora mismo ahí al lado, junto a la taza de café?

Esos 412.000 euros de producción diaria de La Nuestra más o menos son la mitad de lo que se gasta a diario una cadena privada nacional y menos de la tercera parte de lo que necesita TVE para andar todos los días. En el primero de los casos son los anunciantes los que sufragan las empresas, por lo que las cadenas tienen que discurrir, arriesgar y provocar para recaudar y además tener beneficios. En el segundo caso el montante lo pagamos generosamente a escote y, a partir de enero, con una aportación obligada que van a tener abonar los de la competencia y las empresas de telecomunicaciones, que pasaban por allí y van a actuar de rico-tonto útil. También la mayor parte de lo que nos cuesta Canal Sur lo pagamos a escote. La taquilla nos sale a cada uno por 20,8 euros al año.

Las autonómicas, espejo adulador del respectivo gobierno de cada región (aunque no quieran. ¿Les sale sin querer?) , cuestionan su papel cuando ya hay en el mando 30 canales en abierto. Si se limitaran a cumplir un estricto servicio público quedarían medio olvidadas. Para aguantar en estos tiempos revueltos se aferran al entretenimiento e incluso a la Champions. Y si hubiera habido un tercer canal federado de TVE, con desconexiones autonómicas (como la BBC), todo este festín de Taifas nos saldría mucho más barato. Pero los Pujoles, Garaicoetxeas y Borbollas de los años 80 y 90 querían tener su altavoz por radiocontrol. Unos juguetes que en el nuevo siglo salen ya demasiado caros.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios