PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Juntos sólo para el duelo

ACABÓ julio con otra demostración de que el gran pacto de Estado (sobre todo económico y educativo, pero también en política exterior) que tanto necesita España entre los dos grandes partidos sólo existe para que Zapatero y Rajoy se pongan de acuerdo en ir en el mismo avión desde Madrid a Palma de Mallorca para honrar a los guardias civiles asesinados por ETA. Escasísimo común denominador para un país que va de culo por la vida globalizada.

Se marchan de vacaciones con la maleta cargada de asignaturas pendientes, y España marca un paréntesis en su dirección política que no es de recibo en el planeta non- stop. ¿Sólo compartimos la lucha policial contra ETA, el gobierno de las instituciones vascas y los planes para combatir la nueva gripe? El consenso está en coma y el mundo desarrollado se asombra de que España no reaccione ante su marasmo productivo y su masiva destrucción de empleo.

La economía española es una sierra en llamas con los bomberos lejos y echándose en cara quién pone más de su parte para ir en septiembre a apagar el fuego que maltrata a todos. Cómo va a primar en España un nuevo modelo productivo si se posponen un mes las negociaciones para huir del desastre porque llega el comandante agosto y mandó parar. Es el cachondeo hispánico.

Pesos pesados de la sociedad española llevaban meses clamando porque España no llegara a agosto sin un pacto de enjundia que nos abocara cuanto antes a una catarsis de verdad y después a un relanzamiento con las ideas claras. Pues no, julio sólo ha dado de sí para viajar juntos a causa de otra fechoría macabra del terror etarra. En septiembre se negociará a la carrera y los frutos de posibles acuerdos tardarán más años que meses. La oleada de despidos en la España real no va a frenarse en otoño por una expectativa tan escuálida en la política de salón. Septiembre ya es muy tarde.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios