hoja de ruta

Ignacio Martínez

Lealtad, divino tesoro

A Manuel Chaves, que es un buen cinéfilo, le gustaba cuando era presidente la serie de televisión El ala Oeste de la Casa Blanca. La coleccionaba. En su opinión reflejaba muy bien cómo se producían los acontecimientos y cómo se reaccionaba desde el poder político. Un servidor ignora si los guionistas trataron el tema de la sucesión en algún capítulo. Pero habría sido de gran utilidad para el inquilino de San Telmo.

Imaginen un presidente que impone a su sucesor, que es un íntimo amigo. Un hombre de gran talento y capacidad. Pero ajeno a las bases de la organización, que por disciplina y adhesión al líder que se marcha lo aceptan a pies juntillas. En el siguiente acto los artífices de la entronización del nuevo presidente son marginados. Y finalmente, quienes se instalan en los puestos de mando denigran del pasado y se permiten amedrentar a quien con su sola voluntad propició su llegada al poder. Es pura ficción, como ven.

Curiosamente, tenemos en Andalucía una gran capacidad para dejarnos arrastrar por la magia cinematográfica. No es improbable que Zoido esté incómodo con Arenas. Y que no pocos dirigentes del PP se miren al espejo y piensen que tienen frente a sí a un presidente popular mejor que el que hay. Pero a Zoido no lo ha puesto en el sillón Arenas. Y a Griñán lo puso Chaves, a dedo.

Tras las últimas dos derrotas simultáneas del PSOE, las declaraciones del presidente de la Junta sonaron a tambores de guerra contra Rubalcaba. El interesado ha quitado hierro a esta sensación generalizada. Pero su antecesor y mentor le ha reprochado esta semana que no ejerza el papel moderador en el Partido Socialista al que estaría obligado por su cargo de presidente. Y le ha pedido que apoye sin reservas a Rubalcaba. La respuesta ha sido una bofetada sin manos de la consejera de Presidencia de la Junta. Susana Díaz le ha pedido a Chaves lealtad recíproca con Griñán.

El aludido se ha limitado a decir que le parece un poco fuerte que esta joven le hable de lealtad. Es lo que tiene el buen estilo del Ala Oeste. Se habría expresado de forma distinta en un guión de Los Soprano, otra serie de culto de Chaves y de su antiguo amigo Griñán, también cinéfilo y gran aficionado al cine negro de los 50.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios