La ventana

Luis Carlos Peris

Lección diaria de rancia sevillanía

TIENE mérito, una barbaridad de mérito, la labor de un sevillano de los que apenas se estila, de los que entran pocos en el lote. Un sevillano rancio, y a mucha honra, que cada día nos sorprende con algún tema para la conferencia, que lo mismo es de una cuestión sevillana que de otra, igual da hablar de monasterios que de música procesional, de asuntos que tienen que ver con la milicia que de flamenco, lo mismo da. El primer correo electrónico que recibimos a diario es para una inserción en el periódico del día a fin de propalar la conferencia del día, bien en el Ateneo o en cualquier local a modo. Es una petición, por supuesto, suplicada, hecha con la peculiar forma de pedir las cosas que tiene ese sevillano tan sevillano como Antonio Bustos. Desde sus peculiares Temas Sevillanos, Antonio intenta dar a diario una lección de sevillanía que nunca se le va viva. Primero suplica y después ejecuta y... todos los días.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios