Visto y Oído

francisco / andrés / gallardo

Levantados

JORDI Évole se ha llevado este año su tercer Ondas por interesarse por el accidente del metro de Valencia, que pasó (demasiado) de largo para la gravedad de la tragedia. Prácticamente fue obviado en la cadena autonómica de allí. Évole comenzó a preguntar y surgieron más nombres, más sospechas y más dolor. Ha sido una terapia necesaria para los valencianos y para las familias afectadas.

Y ese pesar íntimo debía de estar reconcentrado en la plantilla de Canal Nou. La cadena en el cadalso va a ser sacrificada con una redacción que ya no tiene nada que perder y empieza a decir sobre lo mucho que calló. Una reportera, al pie de las escaleras de la estación de la catástrofe (Jesús, para más inri), pedía disculpas en directo por no haberse tratado aquella información con la valentía y profesionalidad que exigía un accidente de ese calibre, siguiendo los dictados de los políticos y de los jefes (que vienen a compartir los mismos tentáculos de la hidra).

Son sobre todo los afectados, que sufrieron más la ocultación, los que tendrían que aceptar o no esas disculpas que llegan tarde. A fuerza de estar acorralados van aflorando las sinceridades y los resquemores ocultos por unos pasillos donde se miró mucho de perfil. En toditos los medios privados rigen tendencias e inclinaciones (atendidas más por lo económico que por lo ideológico), a veces tan influyentes como invisibles, que marcan la labor de los profesionales y la atmósfera en la que elaboran sus contenidos. En los medios públicos la independencia económica debería permitir a los profesionales pensar en sus auténticos jefes: los contribuyentes. En otros países es habitual, pero en España, desde TVE hasta la última municipal, el político se erige en pagador, tutor, controlador e inspirador. En la RTVV, donde primó el enchufe, se vivía al oído de la voz del amo y de sus silencios. El periodismo ha vivido demasiado arrimado a los políticos. En el fondo tiene que dar vergüenza plantar cara cuando ya sólo te queda el finiquito para taparte.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios