la ciudad y los días

Carlos Colón

Ley y justicia

LOS extremeños se tocan, que decía Muñoz Seca. Si, como ha dicho Rubalcaba, "Bildu es una estrategia de ETA y tiene listas contaminadas" por batasuneros. Si el Gobierno y el Ministerio Fiscal impugnan todas las candidaturas de Bildu porque se trata de "una operación de diseño estratégico de la izquierda abertzale ilegalizada". Si esto es cierto, entonces tenía razón el PP al pedir lo que al final parece que está haciendo el Gobierno: ilegalizar todas las candidaturas de Bildu. Y hasta tienen razón quienes como Aznar -porque la verdad es la verdad la diga Agamenón, su porquero o hasta el autodesprestigiado José María Aznar- acusan a EA y Alternatiba de servir de caballo de Troya legal a los batasuneros y, por ello, a las estrategias de ETA.

Se trata de cuestiones legales de complejísima resolución; y de cuestiones políticas tan antipáticas como peligrosas, ya que arrojan sombras sobre partidos legales y obligan a reconocer cosas que siempre se ha preferido ignorar o callar en lo que se refiere a los partidos nacionalistas. Pero si lo que afirman Rubalcaba y el Ministerio Fiscal es cierto, no queda otro camino. Patxi López lo ha definido de forma tosca pero clara: "la Justicia tiene un papelón". Aunque también ha dicho algo que demuestra hasta qué punto los vascos están perdidos en su propio laberinto: "la mayoría" de los vascos, entre los que él se incluye, creen que "EA y Alternatiba ni están contaminados ni juegan a la estrategia de ETA". Y ha expresado su convencimiento de que ambos partidos confían "en la buena voluntad" de Batasuna y su rechazo a la violencia.

Cómo sea posible amparar en una coalición a una formación reconocida como "estrategia de ETA" y a la vez no estar contaminado por ETA ni jugar a su estrategia es una contradicción que sólo cabe bajo una txapela. Quienes acusaban al PSOE y al Gobierno de hacer el juego al nacionalismo extremo se han quedado sin argumentos. Quienes acusaban al PP de extrema derecha por exigir la impugnación de la totalidad de las candidaturas de Bildu se han quedado sin argumentos. De momento triunfa el sentido común. Habrá que ver qué pasa hasta las 24 horas del 5 de mayo, plazo para el recurso ante el Tribunal Constitucional.

Porque es sabido que la ley no siempre va del brazo del sentido común. Y a veces ni tan siquiera del de la Justicia. Reciente está la tocata y fuga de la excarcelación y posterior fuga de Troitiño, tras haber cumplido 24 años de cárcel de los 2.232 a los que fue condenado por haber asesinado a 22 personas. Es sabido que en España sale barato matar: a poco más de un año por asesinato.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios