Visto y Oído

francisco / andrés / gallardo

Libros

HABRÁ que esperar a ver qué ha preparado Mercedes Milá para hablar sobre libros, autores y placer por la lectura para sentenciar sobre esta imprevista oferta por la cultura con letras grandes que prepara Mediaset para su canal en HD Be Mad. Lo que no convence de momento es su nombre: Convénzeme, así con zeta, para acercarse a unos usuarios de móviles, jóvenes los más adictos, que se siguen peleando con la ortografía pese a los correctores. Es un nombre transgresor, dada su temática.

La anfitriona de Gran Hermano desde que le quitamos el envoltorio a este siglo asegura haberse llevado unos cuantos años peleando para que en la casa de Supervivientes, Mujeres y hombres o Gym Tony hubiera un programa de miras culturales. Ya estaba ahí el concurso Pasapalabra, que hace cosquillas a los diccionarios, vendrían a justificarle. La Fábrica de la Tele, sí, sí, la productora de Sálvame, es la responsable. Sólo una pesada como Milá insistiría como sospechamos que habrá insistido; y sólo una veterana como ella, conexión de varias generaciones, es capaz de ponerse en un programa que parece fuera del tiesto de Be Mad.

Convénzeme, barato como pocos y romo en definición para ir en una cadena en HD, contará con el soporte de los móviles para que los espectadores debatan sobre gustos literarios y se conviertan en prescriptores de los ratos para la literatura, afición que a estas alturas se presiente como en las antípodas del entretenimiento televisivo.

Lo que seguro que pretende la barcelonesa es escapar del estilo gafapasta de Sánchez Dragó (Libros con uasabi) e instar al descaro y a la naturalidad para fomentar un hábito que no es ya natural en la mayor parte del público que se asoma el plasma, devorador como mucho de las pipas de 140 caracteres. Entre el postureo y el escepticismo de lo improbable, Convénzeme suena a ciencia ficción

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios