Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Lieja, con fines cauterizantes

Lo mejor para desatascarse es este ritmo de partidos que lleva el Sevilla, sin tiempo para lamerse las heridas

OCASIÓN pintiparada para que el Sevilla se desatasque la de esta noche en Lieja, la universitaria y francófona Lieja. Es lo bueno que tiene la situación del Sevilla, que los partidos se suceden tan vertiginosamente que no da tiempo para la melancolía y tampoco para lamerse las heridas. Después de tres derrotas, después de caer ante rivales sin pedigrí, lo aconsejable es una pronta oportunidad para el desquite. Una oportunidad como la de esta noche en el Maurice Dufrasne es la ideal para pegarle un regate a la depresión y salir de ese atasco que José María del Nido insiste en que se tilde de crisis.

Es favorito el Sevilla porque, entre otras circunstancias, es mejor que el equipo belga. No hay comparación posible entre el campeonato belga y el español. Aunque el Standard sea el campeón vigente de esa Liga y el Sevilla esté agobiado por las ausencias, no hay duda alguna de que el Sevilla es mejor y que su carácter de líder provisional del grupo pasará a ser definitivo a poco que las cosas discurran por sus cauces. Esta fórmula del segundo torneo continental no plantea problemas hasta la hora de jugar al cara o cruz de una eliminatoria con doble turno, por lo que esta cita en la ciudad valona debe servir, sobre todo, para que el Sevilla se desatasque de una vez.

Ha parafraseado Del Nido a Martin Lutero King y la verdad es que ha elegido la frase adecuada para el tiempo que se vive. Lo de tengo un sueño que cumplir a pesar de las dificultades del momento es un gran canto a la esperanza. El momento del Sevilla no es el mejor, pero tiene saldo y crédito más que suficientes para hacerlos valer y que este compromiso belga sea un punto de impulso hacia la normalidad. Málaga, Ponferrada y Valladolid han sido tres puntos negros que no tienen por qué ampliarse. Es lo bueno que tiene la dinámica en que está inmerso el Sevilla, que a la cruz que supone el desgaste hay que oponer la cara de que el problema no se enquiste.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios