La ventana

Luis Carlos Peris

Llegan las de puro y clavel, la Fiesta vive

LLEGAN las tardes de puro y clavel, los carteles van ganando en interés y atrás quedan festejos intimistas en los que resulta posible sentarse donde uno quiere y con quien quiere. Tardes de tertulias con las que paliar el tedio o con las que multiplicar el interés por cuanto va ocurriendo en el albero del cofre baratillero. Y en esas tardes de posible elección de localidad, hasta puede uno colocarse de forma en que la visión de la Giralda por encima de la grada del diez y del doce le ponga una guinda impagable a la ensoñación. A partir de hoy, y para bien de la organización, la elección sólo será posible para los poseedores de esas localidades que son como atalayas exclusivas de lo sobrenatural. Ya nada será igual, pero no hay mal que por bien no venga, sobre todo si sirve para desvelarnos que los toros, eso que tanto nos gusta, mantienen sus constantes vitales en buen estado.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios