la ciudad y los días

Carlos Colón

Lobo sin piel de cordero

ESTE tipo con cara de villano de los cómics Marvel pone rostro a lo que la máscara oculta, desnuda el lobo mal disimulado bajo la piel de cordero y completa las frases que sus correligionarios dejan a medias cuando les piden que condenen los asesinatos de los terroristas. El tipo, ya lo saben, es el ex secretario del alcalde de San Sebastián. Al encontrarse con unos aficionados que celebraban la victoria futbolística de España se puso a dar vivas a ETA y les amenazó diciéndoles "os voy a dar dos tiros". Afortunadamente el incidente fue grabado y denunciado, y el tipo tuvo que presentar su dimisión. Cuantos le conocían y le daban cargos sabían de qué iba porque antes había protagonizado incidentes vergonzosos, entre otros zarandear al anterior alcalde, Odón Elorza. Pero esta vez ni los suyos han podido hacer la vista gorda.

Y mira que se le da bien a esta gente hacer la vista gorda. Esta misma semana, conmemoración del secuestro, tortura y asesinato anunciado de Miguel Ángel Blanco, el portavoz de Amaiur en el Congreso ha evitado condenar el sádico, cobarde y repugnante asesinato que conmocionó a casi todo España (porque hay quien sigue sin condenarlo hoy). Desgraciadamente esta conmoción -y el espíritu de Ermua nacido de ella- duró lo que duró. No se puede vivir siempre en ese estado, desde luego. Pero tampoco se puede olvidar tan pronto ni bajar la guardia. "Somos infinitamente más y sobre todo infinitamente mejores: ¡a por ellos!", leyó entonces Victoria Prego en el famoso comunicado.

Somos más, sí, y mejores. Pero "ellos", quince años después del asesinato de Miguel Ángel Blanco, están en las instituciones. Y sobre su hermana, como sobre la de Jiménez Becerril, se han vertido descalificaciones no sólo desde el entorno filoetarra, acusándoles de entrar en política para "rentabilizar" las muertes de sus hermanos. Hay que ser hijo de mala madre. ¿Qué otra cosa está en muchos casos el origen de la vocación política y los movimientos sociales progresistas si no una respuesta personal a injusticias y muertes sufridas también personalmente? ¿No han leído La madre del comunista Gorki? ¿No saben por qué Dolores Ibarruri se dedicó a la política?

¿Es posible cambiar la naturaleza del escorpión? No. Los fanáticos siguen su instinto, como las bestias. Fue un error dejar que estas formaciones se presentaran a las elecciones nacionales, autonómicas y municipales. De ellos se puede esperar únicamente lo que hacen. Recuerden la fábula del escorpión y la rana: es su naturaleza. La sombra de Múnich 1938 -totalitarios engañando a los demócratas para hacerse fuertes- planea sobre esta situación.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios