la tribuna económica

Rogelio / Velasco

Luis Ángel Rojo, hace un año

ESTOS días se están celebrando diversos actos y conferencias en memoria del que fue gobernador del Banco de España, Luis Ángel Rojo. Además de gobernador, Rojo fue, sobre todo, un intelectual al servicio del Estado que contribuyó de manera muy notable a la modernización de las instituciones para las que trabajó.

A finales de los años cincuenta colaboró en el Ministerio de Comercio junto a Manuel Varela Parache -fallecido también hace unas semanas- en la elaboración de la primera Balanza de Pagos que se elaboraba en España desde antes de la Guerra Civil. Imagínese cómo estaba este país que todavía a la altura de esos años no disponía ni de una Balanza de Pagos. Rojo participó también muy activamente en los trabajos previos al Plan de Estabilización.

En el año 1960 se trasladó durante un año a Londres, para trabajar como investigador en la London School of Economics. Su paso por la que sigue siendo mejor facultad de Economía en Europa, le permitió a su vuelta una rápida modernización del plan de estudios de economía en la Complutense, que después fue copiado por el resto de facultades de España. Durante los años que enseñó e investigó en la universidad como catedrático de Teoría Económica, ejerció una enorme influencia intelectual dentro del campo de la economía. La macroeconomía que se ha estado enseñando en España durante cuarenta años, se debe a su influencia.

Fue tras la incorporación al Banco de España como Director del Servicio de Estudios, cuando ejercicio su mayor influencia. El Banco ha contado tradicionalmente con recursos. Rojo alentó, cada año, a decenas de economistas a marcharse a EEUU para obtener un doctorado en alguna de las mejores universidades. El programa de becas del Banco de España recibió un gran impulso durante las dos décadas en las que ejerció como director. La mayoría de esos economistas volvieron. Muchos trabajan hoy en el propio Servicio de Estudios -el más prestigioso en nuestro país. Otros se incorporaron a la universidad o a grandes empresas. Sus contribuciones para la mejora de la calidad del análisis económico han sido decisivas para la modernización de este país.

Los ciudadanos de a pié conocen mejor su etapa como gobernador del Banco de España. Hoy nos encontramos con una pésima situación económica que nos hace olvidar algunas cosas buenas que se han hecho en el pasado.

Como ayer recordaban en un acto celebrado en el Banco de España el Baron Alexandre Lamfalussy y Charles Goodhart, de la London School of Economics, Rojo fue un pionero, siendo ya gobernador, de las políticas anticíclicas por las que se obligó a las entidades a una mayor dotación de provisiones para estar mejor preparas para afrontar una crisis futura.

En el mismo acto, sus antiguos alumnos, Julio Segura, Miguel Boyer o Carlos Solchaga, pusieron de manifiesto el papel crucial jugado por Rojo asesorando a todos los presidentes de gobierno de la democracia e influyendo decisivamente en la orientación de la política económica. Luis Ángel Rojo falleció hace ahora un año. Su discreción y humilde comportamiento no han impedido que su influencia siga viva.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios