Juan Ruesga Navarro

'MUTAME'

LA palabra MUTAME no es una palabra a la que le falta el acento y la tilde en la u para significar cámbiame, como íntima petición personal, sino una secuencia de letras formadas a partir de los nombres de Murillo, Trajano, Adriano, Magallanes y Elcano. Nombres que son palabras clave en la historia de nuestra ciudad y que a modo de llaves maestras podrían haber articulado un quinquenio (2017-2022) de actividades en Sevilla de gran proyección nacional e internacional, a través de estas grandes figuras y sus gestas. El cuatrocientos aniversario del nacimiento en 1517 del extraordinario pintor sevillano Bartolomé Esteban Murillo. Los dos emperadores romanos oriundos de Itálica, Trajano y Adriano, enlazados en su sucesión en el año 117, que gobernaron en su máximo esplendor el imperio que conformó la romanidad para siempre desde hace mil novecientos años. Y dos navegantes, Fernando de Magallanes y Juan Sebastián Elcano, que bajo la corona de España, salieron de Sevilla en 1519 y volvieron a nuestra ciudad al cabo de tres años, después de dar la primera vuelta al mundo, en una hazaña de proporciones gigantescas para la época.

Estas celebraciones encadenadas en el tiempo podían haber puesto en marcha un Plan o Proyecto de Ciudad en gran formato, vinculado a hechos históricos de nivel español, europeo, americano y universal, que no hay que crear ni inventar, sino ser consecuente y respetuoso con nuestro pasado y actuar con diligencia y previsión para mejorar nuestro futuro. Me consta que muchas personas e instituciones están pensando y trabajando en estas efemérides sevillanas. Pero el tiempo ya apremia para darle el alcance necesario y estratégico a todo lo expuesto. Seguramente conseguiremos celebrar actos académicos y alguna exposición, pero me temo que sin la profundidad y amplitud necesarias. ¿Una ocasión perdida? En el caso de Murillo, como se ha comentado por expertos, es tarde. Y ahí si que nuestra ciudad y su patrimonio pictórico es clave. Trajano y Adriano hubieran servido para recordar en todo el Mediterráneo, europeo, africano y asiático la trascendencia de la cultura romana en España, Andalucía y Sevilla. La importancia de los vínculos universales, a través del Atlántico, América y de todo el Pacífico y sus islas, que proporciona la circunnavegación de la tierra por Magallanes y Elcano no hay ni que comentarla.

Apreciado lector, no entienda estas líneas sólo como una crítica a nuestros políticos locales, autonómicos y estatales. Ni como una crítica a nuestras altas instituciones culturales públicas y privadas, que también. Es principalmente una fuerte llamada de autocrítica a los sevillanos entre los que me encuentro. Porque también podíamos entender MÚTAME, ahora con acento y tilde en la u, como la desesperada petición de la ciudad de Sevilla a todos y cada uno de nosotros, los sevillanos, para que nos tomemos en serio el compromiso individual y colectivo de pensar en su futuro.

Que su lugar sea perfecto en lo cotidiano.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios