PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

La Macarena constitucional

EN la guía de los símbolos de Sevilla, ayer se escribió una nota con factura de deuda histórica. A la Esperanza Macarena ya le han quitado el fajín de la familia Queipo de Llano, el sátrapa que se hizo enterrar en el templo de la virgen más popular de la ciudad. Ni lleva el del padre ni el del hijo. La culpa no era de la advocación. Ayer, en muchos colegios públicos y privados, lo que se cantaba en las fiestas infantiles eran multitud de villancicos de paz en los que María lavaba y José tendía, y resuenan con alegría los cánticos de mi tierra. Nadie se cogía de las solapas por ello, y el comunista Torrijos coronaba como Reyes Magos a tres dirigentes vecinales que protagonizarán la cabalgata del Polígono Sur. En esta Sevilla entrañable, tolerante, y sobre todo constitucional desde hace treinta años, deberían cumplirse otros tantos años del momento en que los dirigentes de la Hermandad de la Macarena habían liberado a su Virgen de ese símbolo fratricida y tiránico de unos sevillanos contra otros. Ya era hora.

Es una pena que se tarde tanto tiempo en tomar decisiones de puro sentido común que se convierten en anacronismos por retrasarlas ad infinitum. Señores, que la madre de Jesús es de los tiempos de Pilatos, no de los de Largo Caballero y Primo de Rivera. Igual cabe decir de las largas que le dan desde hace un lustro varias hermandades a admitir a las mujeres como nazarenas. Lo van a hacer, seguro. Pero se regodean en su capacidad de ralentizar lo que les saca de sus casillas.

Hágase la paz en el sector norte del casco antiguo, el que Queipo machacó más en los primeros días de la Guerra Civil, hasta el punto de que resultó marginado durante todo el franquismo porque le habían puesto el sambenito de zona roja de Sevilla. El besamanos de la Macarena ya es constitucional. Y los radicalismos de uno y otro signo han de rendirse ante esta concordia que comparte la inmensa mayoría de los sevillanos.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios