Estos dignos macetones que en principio lucían espléndidas palmeritas y que por falta de riego se secaron están ahora a la espera de que una nueva planta los habite para así exornar el carril bici que pasa junto al Guadalquivir.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios