Las empinadas cuestas

amparo / rubiales

Machitos europeístas

LA derecha no se ha llevado bien con la igualdad de las mujeres, basta con recordar la historia para constatarlo; también en la izquierda hay machistas irredentos que conocemos. El incidente protagonizado por Cañete no es un chascarrillo, sino una grave manifestación del machismo tradicional de la sociedad patriarcal a la que pertenece.

El señor Cañete dice que "el debate entre un hombre y una mujer es muy complicado, porque si haces un abuso de superioridad intelectual, pareces un machista que esta acorralando a una mujer indefensa", y admite más tarde, que "si soy yo mismo me temo. Entraría a matar… soy muy espontáneo y digo siempre lo que pienso y a veces no soy políticamente correcto". "Muy galán y algo torero", como el Don Guido de Machado, recordó Carlos Colón.

Clasismo y machismo son caras de la misma moneda. La cabeza de lista del PP en Asturias en las pasadas elecciones autonómicas, Mercedes Fernández, llamó a Valenciano "la telefonista de Ferraz"; enterado Cañete, aclaró que "no podía entrar en el asunto de la formación; si hubiera utilizado este argumento en el debate me hubieran llamado machista y elitista". Lo es. No nos olvidamos de aquello de que el "regadío hay que utilizarlo como a las mujeres con mucho cuidado, que le pueden perder a uno".

Cañete no es un verso suelto, hay muchos machitos en el PP. Rajoy nunca, lo recordó Valenciano, ha dicho nada sobre ninguna mujer asesinada por violencia machista. En la conmemoración del día de la familia nos dice: "Por muy duras que sean las discusiones en casa nunca se pueden romper los lazos", patrocinando una reforma de la ley del aborto de la que nadie quiere hablar, Cañete incluido, pero que llevó a Gallardón a decir que "la maternidad libre hace a las mujeres auténticamente mujeres". ¿Qué sabrán de maternidad? Parir es lo único que sólo hacemos las mujeres.

Y queda Wert, aprobando una ley que acaba con la igualdad de oportunidades e introduce la educación segregada por sexos. Las conquistas de las mujeres son muy recientes; la prehistoria no es muy lejana y aunque much@s jóvenes no lo crean, siguen existiendo graves problemas de igualdad: educativa, de empleo, salarial, violencia, promoción profesional. Mucho machismo y poco europeísmo. La igualdad no es un capricho, sino algo vital que exige respeto a las mujeres.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios