Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Madrid-Barça, una sobredosis

En ese hartazgo que se nos viene, la nota sorprendente es que la mayoría de culés quiere la final en Chamartín

TENDREMOS sobredosis de versiones del Clásico, que es como hogaño se denomina a los partidos entre el Madrid y el Barça, y la pregunta es si no estaremos dándole matarile a la gallina de los huevos de oro. Aunque a nadie le amarga un dulce, y un partido entre colosos siempre lo es, un hartazgo de azúcar suele tener malas conscuencias. Y es que hasta de jamón se harta uno, por lo que la que se nos viene de sopetón puede llevarnos al cólico sin remisión. El Sábado de Pasión tiene el Real Madrid la ocasión de vengarse en casa de la manita última del Camp Nou para que el Miércoles Santo colisionen en la final de Copa del Rey.

Pero es que puede haber doble Clásico en cuartos o semifinales de la Champions y ya es prácticamente seguro -¿alguien duda de que ambos coparán el techo de la clasificación liguera?- que en agosto habrá otro doble asalto por la Supercopa de España. Habrá quien abogue por lo de que nunca es mal año por mucho trigo, pero la teoría del hartazgo se me antoja más en consonancia con el asunto, pues la excelencia nunca se vendió en barriles desmesurados sino en frascos de pequeño tamaño. También hay que convenir en que lo de la sombra de Escocia revoloteando sobre nuestra Liga se extiende este año por competiciones limítrofes para solaz exclusivo de los dos grandes.

Y ahora centrémonos en el punto más curioso, el del lugar donde celebrar la final. Aparte la boutade de nuestros munícipes de ofrecer la Cartuja en pleno Miércoles Santo, suena a complejo fundado de superioridad el deseo mayoritario de los barcelonistas de ir al Bernabéu. La verdad es que los recuerdos más frescos no pueden ser mejores, pero es una muestra más de la indiscutible superioridad del Barça sobre ese Real Madrid que tan poco fútbol muestra. Por contra, la mayoría de los madridistas consultados prefieren Valencia y no me extrañaría que, tal como están las cosas, más de uno prefiriese perder por incomparecencia. Sobredosis a la vista.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios