Visto y oído

Antonio / Sempere

Madrugón

EL efecto mariposa actúa hasta límites que ni siquiera podemos sospechar. También en las parrillas de la programación televisiva. Quién nos iba a decir que por culpa de un temporal de viento en Benidorm las mujeres universitarias de la UNED se verían tan perjudicadas. Pero así fue. Los partidos de tenis de la primera jornada de la Copa Davis se tuvieron que suspender, y el programa de los del sábado se amplió volviéndose más madrugador. Por lo que algún programador sin escrúpulos lo tuvo claro. Adelantando todo una hora apenas se notaría el estropicio. Y dicho y hecho. Allá que plantificaron el espacio de la Universidad a Distancia, dedicado esta vez a la astronomía y al día de la Mujer, a las seis y media de la mañana. Y Los conciertos de La 2, tan sufridos ellos, a las siete en punto. Todo para que diese tiempo, de nueve a diez, a emitir Parlamento, que es uno de esos programas que no se pueden caer de la parrilla mientras el calendario político bulle.

El que todo esto se haga con total naturalidad me hace pensar que, a estas alturas, y en sólo año y medio de funcionamiento, la televisión a la carta debe estar mucho más extendida de lo que pensamos. Porque la verdad es que no imagino yo a los seguidores del programa de la UNED, que alguno tendrá, aunque sean quienes lo han hecho y sus familiares, ni a los habituales de los conciertos matutinos, levantándose de noche para sentarse frente al televisor.

Entre otras cosas, porque no hubo tiempo material para avisar de los cambios, que esa es otra, todas estas modificaciones se consideran de segunda o tercera división. Así es que no quedó más remedio que, en un alarde de sensatez, recurrir a esa televisión a la carta de nuestros amores, y recuperar toda esta oferta a la hora más adecuada. Un buen invento.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios