De una mañana a otra ha transcurrido más de un mes. No son iguales, pero cada vez se parecen más: la del viernes es Esperanza, la de ayer miércoles es Rocío . Y en la calle, los mismos vecinos macarenos que adoran a la Virgen y que despiden al simpecado con sombrero en alto.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios