Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Manolo Jiménez goleó a la grada

La repulsa ante el cambio de Negredo por Romaric sólo era la punta de un iceberg que esperaba su oportunidad

TODOS los caminos conducen a Roma, cierto es, pero no se olvide que hay uno más corto que todos los demás. Y Manolo Jiménez dio con el vericueto más recto según se comprobó a la hora de los disturbios, pues si Luis Fabiano no hace el milagro de su gol o Mario no traiciona a su causa goleando al portero amigo, posiblemente el de Arahal podría estar discutiendo su finiquito en estas horas. Así es el fútbol y como el fin justifica los medios, y el fin alcanzado es haber tramitado el salvoconducto para esa fiesta que es la final de Copa, pues he ahí a Manolo Jiménez posando para el monumento, ecuestre a ser posible.

Lo que hizo Manolo en el minuto 36 y cuando el Getafe le daba a su equipo un meneo de órdago fue un alarde de redaños y de personalidad. Tanto que se ha puesto en almoneda la personalidad del entrenador por parte del sevillismo, o de una mayoritaria facción del sevillismo, ahora no hay más salida que reconocérsela. La pitada con el adobo de muchos pañuelos cuando decidió prescindir del goleador Negredo para fortalecer el centro del campo con el denostado Romaric era sólo la punta del iceberg. De un iceberg que permanecía oculto a la espera de que Soldado llevase al marcador la superioridad indudable que el Getafe mostraba sobre el Sevilla.

Pero la fortuna quiso aliarse con el alarde de criterio mostrado por el controvertido técnico. La fortuna o la cualificación técnica de Jesús Navas y de Luis Fabiano, que fueron en puridad los que mandaron a la lona a un Getafe que difícilmente podrá levantarse de ella en esta eliminatoria. El fútbol tiene estas cosas y para saber si se acertó con el cambio de turno hay que esperar al final. Pasa que las gradas son impacientes y que cada espectador es un entrenador en potencia que quiere imponer su criterio. Y cierto es que siempre suelen ser discutidos los cambios aparentemente conservadores, conque qué sería del pobre Jiménez si las cosas no hubiesen salido.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios