la ciudad y los días

Carlos Colón

Manuel Lozano, camino del Valle

SALIENDO de ver a mi Jesús con la Cruz al Hombro me encuentro con el poeta Manuel Lozano, que va camino de la Anunciación para asistir a la misa de 12 ante este Señor nuestro cuya mano extendida pide más ser cogida, como la de un padre, que besada. Viene el bueno de Manolo Lozano apoyándose en dos bastones que maneja con la desenvuelta graciade Paquito Fernández Ochoa, atravesando la Encarnación como si fueran las nieves de Sapporo. Se ha operado un pie y hace su primera salida allí donde el corazón le lleva sin necesidad de que se lo ordene. "Hoy empiezo a salir -me dijo- porque tengo que estar recuperado para coger mi manigueta el Jueves Santo…". Manolo Lozano es maniguetero de esta Virgen de músicos, artistas y poetas, la de los Piazza, Gómez Zarzuela, Gonzalo Bilbao, Ofelia Nieto, Rodríguez Buzón, Maireles, Montesinos o él mismo. Añadiendo con ese orgullo inocente que no ofende a la modestia: "…Porque este año cumplo mis bodas de diamante como nazareno del Valle". Y allá que se fue feliz, manejando sus dos bastones como palos de esquí, en busca de la mano tendida de su Jesús con la Cruz al Hombro.

El próximo 5 de abril este hombre cumplirá 75 Jueves Santos vistiendo la elegante túnica del Valle cuyo morado, tan dulce, parece querer evitar, por delicadeza hacia la más delicada Virgen de Sevilla, el rigor del intenso y violento morado doloroso y penitencial. 75 Jueves Santos saliendo en las filas de esta cofradía que pasa como un leve suspiro morado, logrando con su seria gracia que sus tres pasos, tan rotundos, parezcan no pesar sobre el suelo de Sevilla, deslizándose por el aire tibio de la noche del Jueves Santo como si todo el cortejo fuera música, voces niñas del Christus factus est, delicadas notasde Virgen del Valle.

En esos años que miden la fidelidad pocos ganan a Manuel Lozano. Nazareno del Valle desde 1937. Camarero del Cristo de la Coronación desde 1944. Octogenario maniguetero de la Virgen del Valle. Esta fidelidad es la que ha hecho posible que las hermandades hayan vividotantos siglos, atravesado tantas tormentas de la historia, superado tantas crisis y decaimientos. Cuando nació la Hermandad de la Santa Verónica y Nuestra Señora del Valle Granada era aún musulmana y América no había sido descubierta. La Hermandad de la Coronación nació el mismo año que la Compañía de Jesús cuya Casa Profesa ocupa hoy el Valle. Cuando ambas se fusionaron Montañés acaba de obtener su título como escultor.

Amor obrando en el tiempo: Ésta es la historia de nuestras hermandades. Un amor que siempre tiene nombre propio, como el de Manuel Lozano por su Hermandad del Valle.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios