Visto y oído

Francisco / Andrés / Gallardo

'Manueles'

AManu Carreño le conocemos en unos cuantos canales, presentando con la Siñeriz Los + Plus, conduciendo los informativos de Antena 3 con Olga Viza o en un programa que pasó raudo por la parrilla, Los vigilantes de la tele, también en la 3, que podía haber dado más de sí.

Por oportunidades no se puede quejar Manu, anfitrión de cuchillas de afeitar, pero fue con el radiofónico Manolo Lama donde encontró la plataforma que andaba buscando. Lama y Manu se convirtieron en Los Manolos, sin guitarras, barra de bar entre compadres para relatar la actualidad deportiva, o más bien futbolística y ratonera, en las antípodas de María Escario. El descaro y la campechanía manola levantaron el alicaído informativo de sobremesa de Cuatro (mientras el de Iñaki terminaba de hundirse). Estaban juntos con Prisa y han confirmado este feliz matrimonio a la sombra de Telecinco aunque las trayectorias radiofónicas de ambos se bifurquen de manera sorprendente.

Carreño será ahora quien jalee el Carrusel deportivo de la Ser en cuantito el balón eche a rodar y Manolo seguirá en los partidos estrella para la Cope tal como inició el año. Si su amigo Paco González dejó la Ser con un portazo, Lama cerró la puerta con cuidadín, hasta que no se cercioró de que Prisa no vendía Cuatro. Mismos desplantes, pero con distinto estilo personal.

Lo que la Televisión ha unido, que no lo separe la Radio, habrán negociado sagazmente todos los implicados. Los Manolos escenificaron en El hormiguero su pasión catódica, su sólida relación como pareja de hechos y chascarrillos, más allá de los intereses particulares en las ondas hertzianas. Cuando la tele es el mejor escaparate de un profesional, no hay razones secundarias, por millonarias que sean, que lo estropeen. Menuda es Telecinco si se entera.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios