PASA LA VIDA

María Pagés exhibe en Londres lo que no tenemos en Sevilla

MARÍA Pagés está que se sale como estrella internacional. Ya incluso baja la mítica escalera del Guggenheim neoyorquino vestida con bata de cola para un desfile de moda. Y anoche, en el teatro Sadler's Wells londinense, la contemplaron sobre el escenario 150 representantes de tour operadores, agencias de viajes y medios de comunicación del Reino Unido, todos invitados al espectáculo por la Consejería de Turismo para promocionar Andalucía. Lo que no pueden imaginarse los británicos es que no hay un solo teatro andaluz, ni siquiera en Sevilla, donde los turistas que aterrizan cualquier día del año tengan a su disposición una compañía flamenca como la de María Pagés. O como la de Eva la Yerbabuena, que acaba de obtener un gran éxito en el Teatro Maestranza, abarrotado en sus dos únicas funciones. Qué maravilla su baile por soleá.

María Pagés cumple más que sobradamente en su papel de vender el encanto cultural de Andalucía. Pero, bien a su pesar, su alianza con el empresario Miguel Gallego para construir un teatro estable de flamenco junto a la Torre de la Plata no cuenta con más inversores privados que permitan acometer un proyecto necesario para atender la demanda nacional e internacional. Los martes flamencos en el Central, los jueves flamencos en el teatro de Cajasol y las funciones flamencas en el Maestranza son copados prácticamente por el público local que está sobre aviso.

Muy difícil lo tienen los agentes de viajes que anoche le tocaron las palmas a María Pagés para conseguir que sus clientes vean en Sevilla algo semejante. No ocurre lo mismo a la recíproca si en Sevilla son los ingleses, los austriacos, los argentinos, los checos o los rusos quienes promocionan turísticamente sus iconos culturales. Los podemos disfrutar cualquier día del año en su tierra natal y al más alto nivel. Subdesarrollo industrial se le llama a lo nuestro. Por falta de empresarios que tengan el arrojo de los bailaores.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios