La ciudad y los días

Carlos Colón

Maribel y la extraña familia

Aquienes unieron las ideas y los proyectos sólo les puede separar la traición o la apostasía ideológica y la defectuosa concreción o realización de dichas ideas. A quienes unieron los intereses les puede separar cualquier cosa, porque se trata de una unión frágil carente de cimientos de ideas y proyectos, pero sobre todo las bajas pasiones. Casi siempre el enfrentamiento ideológico -por afectar a lo esencial- suele ser más fuerte y tener efectos más irreversibles que el que produce la colisión de intereses. Sería el caso de Rosa Díez con relación al PSOE o de María San Gil con relación al PP. Pero cuando el enfrentamiento se da en un entorno de baja política y obedece a intereses la vuelta atrás es posible. El "hoy puta y mañana comadre" de nuestro recio refranero describía estos apaños entre quienes hoy se ponen como los trapos, mañana son más amigos que nadie y pasado mañana vuelven a aborrecerse. Por respeto al Ministerio de Igualdad añadiremos que el refrán, que como todos ellos pertenece a la oscura edad sexista, podría también decirse así: "Hoy cabrón y mañana compadre".

Hondamente cabreado -como informaba ayer mi tocayo Mármol- tras haber sido dejado solo por el alcalde en el conflicto político del caso Hytasa, Emilio Carrillo añadió a su culpa "vierista" el envío al juzgado de la versión de los técnicos de su departamento sobre el atropello mortal de Hytasa. Eso sí, lo hizo tras esperar inútilmente 22 días que le dieran derecho de defensa. Sumadas las dos culpas la varita mágica del alcalde ha transformado a Emilio Carrillo en Maribel Montaño, en lo que a la portavocía del gobierno municipal se refiere. Urbanismo, como también decía ayer Carlos Mármol, no se ha tocado para no "cerrar por completo la posibilidad, siquiera remota, de que en el último minuto pueda haber una integración de urgencia entre oficialistas y críticos que garantice la supervivencia a algunos de estos últimos". Volviendo al refranero pos Bibiana: por si quienes hoy se ponen de putas o de cabrones mañana vuelven a ser comadres o compadres.

Asume más responsabilidades Maribel dentro de la extraña familia socialista sevillana, pero ello no le creará ningún conflicto. Maestra de la invisibilidad y experta en el nirvana político que, como el budista, alcanza la perfecta beatitud liberándose de la existencia fenoménica individual, Maribel puede ser la perfecta "porta voz" -en su caso hay que separar las palabras- de este mal avenido conglomerado de intereses ayuno de ideas que es el PSOE sevillano y su grupo en el Ayuntamiento de nuestra desdichada ciudad.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios