desde mi córner

Luis Carlos Peris

Mario, premio a la desgracia

Con Paulao está destinado a formar la pareja de centrales del Betis, pero su infortunio no lo hacen muy fiable

INDUDABLEMENTE si en el fútbol local hay que dar un premio a la desgracia, nadie como Mario para ser el ganador. La lesión sufrida mientras hacía un ejercicio adecuado para su completa recuperación es la culminación de una serie de episodios infortunados protagonizados por el central bético. Según decían, el canario estaba llevando a cabo una pretemporada estupenda y con la llegada, al fin, de Paulao se postulaba para acompañarle en el eje de la defensa que Pepe Mel anda sincronizando en El Portil con vistas a una temporada que él considera peligrosa, pero un nuevo contratiempo ha jugado en contra del futbolista.

Se trata de un episodio desafortunado que canta más de la cuenta por haberse producido en un futbolista que no lleva a la buena suerte como compañera de viaje. Y ahora ¿qué? Pues ahora hay que acelerar las gestiones para hacerse con un nuevo central. Creo que en este Betis que afronta tan peligrosa campaña (Mel dixit) hay ciertos puntos negros en el equipo que procede cubrir con premura. Uno de ellos es el de central y otro el de portero; todo eso contando con que Santa Cruz o algún futbolista similar lleguen. Pero creo que tanto la portería como el eje de la defensa son posiciones manifiestamente mejorables con el objeto de no pasar tribulaciones.

Alguien podrá refutar cuanto digo resaltando que con Casto en la portería más Amaya y Dorado en el centro de la zaga, el Betis ganó, por ejemplo, en el Calderón en una luminosa mañana de invierno. Es cierto, así ocurrió, pero no es argumento sólido como para que se baje la guardia y no se refuerce dicho puesto. Es más, si Mario fuese menos vulnerable no tendría el Betis necesidad alguna de gastar un euro más en el blindaje de lugar tan importante en un equipo de fútbol, pero es que si su infortunio es tal que se comió el único obstáculo que presenta el carril bici que une Huelva con Cartaya, cómo se confía en que no vuelva a tropezar una vez más.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios