Las secuelas de la Semana Santa dejan algunas cosas curiosas, como este marmolillo de hierro que ha soportado la cera de los hermanos de luz que por allí pasaban y que no tenían otra distracción que depositar las gotitas en el pivote, convirtiéndolo en el más cofrade de todos.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios