PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Marset y la 'Santa Rufina'

JUAN Carlos Marset anuncia que hoy tramita su retorno a la Universidad Hispalense para dar clases de Estética y Filosofía, tras ser destituido por la nueva ministra de Cultura. Pero no me imagino a Marset como excepción a la regla de que todo aquel que da el salto a la política procura estar en las aulas el menor tiempo posible. Marset por propia voluntad no va a poner punto final a su carrera política, y procurará que el descabalgamiento como director general del Inaem sea un punto y aparte. Sevilla era un trampolín para la vocación de su geografía biográfica, Madrid es mejor destino para ser ciudadano de las élites culturales sin fronteras. Sevilla sólo será su único radio de acción, aspirando a dirigir algún ámbito de prestigio y proyección (dos de los posibles: el Teatro de la Maestranza y el Caixaforum), si Zapatero pierde las generales, y la feroz competencia de los culturetas sube tanto el listón que en Madrid no queden vacantes ni para él.

Ahora repunta Marset en Sevilla a título informativo cuando le sucede lo mismo a la Santa Rufina cuya compra por 12,4 millones de euros apadrinó en Sotheby's como tanto que apuntarse antes de dar el salto al Gobierno central. Ya dijimos en su día, afrontando con datos la desmedida euforia por la adquisición de ese hermoso cuadro de dudosa autoría, que el pacto fraguado por Marset entre Abengoa y el Ayuntamiento era un chollo para la multinacional y una losa para el patrimonio municipal, a razón de 500.000 euros al año, amén de un agravio para el Museo de Bellas Artes. Como en un año hemos pasado económicamente de la euforia a las telarañas, de la grandeur de Marset al esto es lo que hay de Montaño, el peritaje al que ha sido sometido el cuadro es la clave sobre la asignación que finalmente esté dispuesto a dar el Ayuntamiento... que avaló pagar a precio de oro lo que ningún museo quiso adquirir por no fiarse de la atribución a Velázquez. Es lo que tiene la política cuando se convierte en una puja.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios