La ventana

Luis Carlos Peris

Memoria de una torera excepcional

DICEN los que la vieron que jamás una mujer toreó como ella. Era chilena, pero al poco la llevaron a Perú y presumió siempre de peruana. Conchita Cintrón ha muerto en su casa de Lisboa y le cabe el honor de haber sido la única mujer que se ha visto anunciada en la Feria de Sevilla. Se anunció de la única manera que se le permitía en aquel tiempo, como rejoneadora, para encandilar cuando se echaba pie a tierra al final de sus faenas. Con el comienzo de la Feria del Toro, bien podría dedicarse un recuerdo a la que fue considerada Diosa Rubia, a una mujer admirada por todo el toreo de aquellos tiempos de posguerra. Belmonte, Pepe Luis, Bienvenida, Arruza... todos fueron admiradores de la Cintrón y seguro que el gran maestro de San Bernardo accedería a que en su homenaje de mañana en la Feria del Toro tenga un hueco una torera excepcional y una mujer admirable.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios