Pantalla táctil

Helena Arriaza

Menuda fauna

LA semana pasada me resistí a lapidar al programa ¡Vaya fauna!. Preferí esperar y darle una nueva oportunidad por si en la segunda entrega encontraba algo que le diera sentido a que exista algo así en la televisión. Tras ver la emisión del miércoles pasado la rabia que me provoca el formato no hizo más que aumentar y pese a ser un tema bastante trillado permítanme que me desahogue en estas líneas. Desde aquí me uno al hashtag #ApagonVayaFauna que se convirtió en Trending Topic en Twitter durante varias horas y a las campañas que reclaman su suspensión. No comprendo cómo a los amantes de los animales lo que les hacen hacer a los bichos en el plató les puede parecer divertido. Un perro en patín, una perrita que hace flexiones, una rata azul, una zorra celosa, un burro que supera obstáculos o la ya famosa osa circense. Ilógico, antinatural, sin sentido. Y las pobre criaturas no tienen culpa de nada. Día tras día se suceden quejas sobre programas como Sálvame, Gran Hermano o Supervivientes, que al fin y al cabo son formatos protagonizados por personas libres de hacer lo que quieran. Pero lo de ¡Vaya fauna! sobrepasa los límites de lo inmoral. El grupo de Vasile intenta disimularlo en sus informativos. Si se fijan todos los días dan noticias sobre el cuidado de los animales o el abandono de mascotas en verano para solidarizarse con la fauna. Apoyo al cien por cien todo lo que Frank Cuesta dice en el vídeo que ya ha dado la vuelta por toda la Red. Si no lo han visto no duden en hacerlo. Frank no es santo de mi devoción pero esta vez tiene toda la razón. Y Mediaset ha caído en la trampa de responderle de forma indirecta. Así como Soraya Arnelas, una de las componentes del jurado, y el presentador Christian Gálvez. Con esto lo único que consiguen es provocar más tirria al defender lo indefendible.

Y hablando del presentador. Otra de las cosas que menos me gusta es que lo presente Christian Gálvez. Es uno de los presentadores de la televisión actual que más me gustan y no entiendo qué necesidad tiene de ponerse al frente de un programa que lo que supone es una mancha en su currículum. El jurado también me resulta de lo más desafortunado. La cantante Soraya Arnelas no pinta nada detrás de esa mesa. Mejor que se dedique a cantar y no a opinar. Por otro lado está Yolanda Ramos. Había que colocarla en algún sitio ante la interminable espera de la vuelta de Hable con ellas y ha tenido tan mala pata que le ha tocado este programa. En Telecinco no saben aprovechar el talento de la actriz. El más desconocido pero al mismo tiempo el que más sentido tiene que esté ahí es Santi Serra. Ganó Tú sí que vales con caballos y se dedica a entrenar a todo tipo de animales. Aunque sus comentarios pasan sin pena ni gloria por el programa. Los que no pasan desapercibidos pero no precisamente por su buen hacer son los Gemeliers. No sé si dan más ganas de cambiar de canal las estupideces que les hacen hacer los participantes a los animales o las que sueltan ellos por sus bocas.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios