La ciudad y los días

Carlos Colón

El Metrocentro Lenteja

LEO, con los ojos como platos, que el Metrocentro, con 2.464.007 usuarios de enero a junio de 2010, es la segunda línea más utilizada, por encima de los circulares C2 y C1. Y que ello confirma la buena aceptación que tiene entre quienes acuden al centro. Ya. La misma buena aceptación que tenía TVE cuando era la única cadena, el Nodo cuando era el noticiario obligatorio, La hoja del lunes cuando no se editaba otro periódico, los referendos en los que votaba casi el cien por cien de los ciudadanos y el parte que todas las emisoras debían emitir conectando con RNE. Porque el éxito del Metrocentro es el triunfo seguro de lo único, lo obligatorio, lo que no conoce ni admite alternativas, lo que carece de competencia y no la tolera, el monopolio, el camino único y el peaje obligatorio. Así el éxito está garantizado. Con pocos aparcamientos y un metro dubitativo, que desde el principio renuncia a una retícula de interconexiones eficaces, el triunfo del Metrocentro Lenteja es inevitable: si se quiere se toma y si no se deja, sin alternativa de otros platos.

¡Caprichitos a mí!, parece decir este Ayuntamiento con gesto adusto de severa madre antigua que plantificaba como cena lo que no se había querido en el almuerzo y lo servía para desayunar si no se tomaba en la cena, hasta vencer la repugnancia, el gusto o el capricho del niño díscolo que se negaba a comer el plato obligatorio y único.

¿Qué se creen estos sevillanos? Los vecinos del centro no quieren que los estrangulen, los comerciantes protestan porque los asfixian, los que viven en barrios quieren transportes eficaces, los que se marcharon al Aljarafe pretenden no consumirse dentro de sus coches, los usuarios de la SE-30 aspiran a sobrevivir a su pésimo trazado, los intrépidos aventureros que se ven obligados a utilizar el puente del Quinto Centenario desearían no dejarse media vida en el atasco, los más de 100.000 vecinos de Sevilla Este -que llevan años padeciendo un transporte público de m…- pretenden que las líneas 1 y 2 se crucen para no tardar el doble que los de Mairena del Aljarafe en llegar al centro… ¡Ignorantes reaccionarios, como llaman los palmeros del PSOE a quien protesta! ¡Desconsiderados empeñados en exigir eficacia y racionalidad al Ayuntamiento, como si supieran más sobre lo que necesitan y los problemas que les agobian que las preclaras y progresistas mentes que les gobiernan! ¿Acaso ignoráis que, como si se tratara de un Despotismo No Ilustrado, talentos infinitamente superiores a los vuestros laboran sin descanso para convertir Sevilla en la Ciudad de las Personas Jodidas?

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios